La Banda Aparte de los Miami Heat declara Defcon Dampier

Cuatro partidos y medio y cuatro derrotas más tarde, Miami ha descubierto que Udonis Haslem es su jugador más insustituible; duro despertar para un equipo que se había acostumbrado a los debates de blanco satén sobre la superidoneidad de su Banda Aparte“¿como se adaptará un jugador franquicia como Bosh a ser la tercera opción”; “¿quién será el ejecutor en los momentos finales, Wade o Lebron?”; “¿el reparto de puntos entre el trío será 28-21-19, 25-24-22, o un agradable y favorecedor simétrico y capicua 20-21-20?”; “¿promediará Lebron un triple doble, siendo el primero en hacerlo desde Oscar Robertson?”; “¿debe la NBA permitir la comercialización de kits de magia negra con el logotipo de los Cavaliers?”; preguntas muy interesantes, si bien irrelevantes desde que, tras la lesión de Haslem, los Heat han elevado el nivel de alarma; haciéndolo tanto por sus derrotas como por la estrategia que han tomado para revertirlas: ni más ni menos que la declaración de Defcon Dampier.

¿Defcon Dampier? Para los que no son seguidores asiduos de la NBA sigan sus instintos con respecto a la siniestralidad potencial que este nombre les inspira. Erick Dampier no es un mal jugador de baloncesto; es más, ha tenido una carrera respetable en la que ha acumulado medias de casi 8 puntos y 7’5 rebotes por partido, todo ello sazonado con una espectacular trayectoria financiera en la que lleva catorce temporadas encontrando equipos que contraten sus servicios a buen precio. Y las que le quedan, pues sospechamos que dentro de catorce más seguirán contratándole. El problema no es Dampier, sino lo que los equipos esperan de él y, sobre todo, lo que quieren encubrir, que no cubrir, al contratarle. Dampier es a la NBA lo que Rubalcaba al partido socialista (¿Dampier y Rubalcaba?: ¡si esta analogía ya ha sido hecha declaro la absoluta imposibilidad de ser original en la sociedad de la hiperinformación!); su aparición en primera línea es la mejor demostración de que algo no anda bien, si bien la llegada de ambos, lejos de ser un mal augurio, es extrañamente recibida con alegría y alivio por afiliados y aficionados. Más que mentir, ambos presencian sorprendidos el espectáculo de como, al estilo de Vienna a Johnny Guitar, les pedimos que nos mientan:

Vienna Lebron: Miénteme Erick, dime que todos estos años has cogido 12 rebotes por partido y no sólo la temporada en la que acababas contrato…

Dampier Guitar: Todos estos años he cogido doce rebotes por cada 48 minutos, si bien los entrenadores han tenido el buen criterio de sólo ponerme 24 minutos por partido.

V. L.; Dime que Stoudemire y Yao no te pasaron por encima en los playoffs.

D.G.: No me pasaron por encima, aunque tenían la maldita manía de pasarme a toda velocidad por todos los demás sitios.

V.L.: Dime que en la última eliminatoria contra los Spurs no hiciste una serie de 0-8 tiros de campo en cinco partidos…

D.G.: También cogí 6’6 rebotes por partido…El último 0’6 siempre es el más difícil: mi sistema es cogerlo y dejármelo robar un segundo después.

Vienna Lebron: Miénteme Erick, dime que te llamas Dennis Rodman, que llevas diez años crionizado y que estás listo para jugar…

¿Qué hacía de Udonis Haslem, uno más de esa clase media de honestos y sacrificados currantes, un jugador tan importante? ¿Acaso no hay treinta jugadores en la liga con sus cualidades? Y cincuenta, pero ninguno de ellos juega en Miami. La primera crisis del equipo de los Ferraris ha llegado, de manera paradójica pero poco sorprendente, en el momento en el que se les ha averiado el utilitario con el que hacían la compra. ¡Y es que el pequeño maletero de los Ferraris no está diseñado para acomodar las caprichosas formas de las garrafas de agua mineral! Así que el trío fantástico ha vuelto de la compra sin agua pero con mil capsulas de Nespresso, las cuales, todo hay que decirlo, encajan de forma admirable en el estelar maletero rojo.

Haslem era el único verdadero jugador secundario de los Heat: un ala pivot de gran intensidad capaz de producir para el equipo sin reclamar cuota de mantenimiento en forma de jugadas diseñadas para él; al contrario que Bosh, un superclase acostumbrado a ser el centro de la ofensiva y al contrario de unos restos de existencias de plantilla (así hay que llamar a nueve jugadores que cobran juntos 24 millones de dolares mientras que cada una de las estrellas cobra 14) que están en una cuesta abajo de sus carreras que les convierte más en segundones que en secundarios, con el problema añadido de que todos cumplen la misma función en el campo: esperar a que las defensas colapsen sobre Lebron y Wade y a que éstos les doblen el balón para disponer de lanzamientos sin defensa; un tipo de lanzamiento que un jugador profesional anotará siempre en el pabellón de la esquina contra chavales de instituto, pero no cuando juega contra otros profesionales que les obligarán a ejecutar en velocidad, resultando en que los Jones, Arroyo, House, Ilgauskas e incluso Bosh devuelven el balón demasiadas veces a Wade y Lebron, quienes tras una ración doble de botes innecesarios lanzarán uno de esos fade aways con los que en un buen día pueden meter 50 puntos cada uno (o esos 81 que Kobe Bryant le metió a Toronto hace unos años), pero que a la larga no ganan campeonatos, ya que reflejan una falta de tensión ofensiva que lleva a una carencia similar de tensión defensiva que resultará en un intercambio de canastas mientras las estrellas estén finas y a estar diez abajo en cinco minutos cuando comiencen a fallar.

Lebron ya ha reconocido que no se están divirtiendo. Y no es de extrañar. Bosh, por ejemplo, debe de recordar con nostalgia aquellos tiempos en los que con el mismo esfuerzo con el que ahora consigue 15 puntos y 8 rebotes entre críticas, conseguía 25 y 10 entre halagos, con un Calderón (y cualquiera de los bases que le acompañaran en la plantilla) diseñando cada jugada para él. ¿Puede convertirse en una buena tercera opción al estilo de Lamar Odom en los Lakers? Puede intentarlo, pero parece un desperdicio que un jugador que iba encaminado a ser el mejor cuatro de su generación acabe encasillado en el papel que el irregular Odom se vio obligado a adoptar cuando, uno tras otro, sus equipos se cansaron de planificar contando con el Odom de las mejores noches, una especie de Magic fibroso y longilíneo, y en el momento más inoportuno se encontraban con el fallón indolente de las peores, convirtiéndose finalmente en una tercera opción a la que dar o quitar protagonismo dependiendo del partido y de su contribución al mismo. Odom lo comprendió y en la actualidad es un talentoso secundario que ha aprendido el oficio y que, quince partidos al año, parece uno de los diez mejores jugadores del mundo. ¿Se conformará Bosh con seguir este modelo? Lo más lógico es que se canse pronto del experimento ya que, al contrario que Odom, había mostrado una interesante regularidad, razón por la cual media NBA estaría encantada de convertirle en su jugador franquicia; ofreciendo a cambio a tres o cuatro jugadores secundarios que acabarían convirtiendo el fichaje de Bosh, aún desprendiéndose de él, en muy rentable para los Heat.

La diferencia entre secundarios y segundones: tan sutil que a Bosh, Wade y Lebron les ha llevado siete temporadas aprender a apreciarla y tan importante que va a marcar el futuro inmediato del trío de agentes libres más cotizados de la historia de la NBA.

Magia Negra Vecinal

A Tale of Two DFVs

February 2nd, 2021

Of all the texts I have written on this blog, this wouldn’t certainly be my first choice in terms of interesting a foreign audience. It was an attempt to comment humorously on an article that appeared in a Majorcan local newspaper about a rather small operation of alleged black magic (we were not even sure of that!). The article was published ten years ago, so it wasn’t exactly today’s news. But suddenly a big jump in international visitors, and, curiously enough, all of them were only interested in the hidden powers of the local malefic, since none of the other articles registered a similar surge

It took some investigation, and a couple of exorcisms, to find out the explanation. It wasn’t the article’s photo showing some impressively burned groceries, or the devilish subject matter, or, let’s not kid ourselves, my terse prose in Cervantes’ language. The key to the mystery were three letters, and a long forgotten Reddit profile that has remained dormant since 10 years ago:

DFV

David Ferrá Vallés

Yes, I am DFV, but probably, dear reader, not the DFV you are looking for or even the DFV you deserve. But since you are here, please allow me to share a few humble impressions about the subject matter that has left almighty Wall Street providing the same old answers about why things are the way things are: how it looks one way, but it’s another, how shorting stocks can be a tool to detect which companies are struggling, so it serves the purpose of transparency, please, do let us explain….

Good things have explanation, but make no mistake: evils have them too. In fact, many times, good things are self-explanatory, and evils have to be explained profusely. So the fact that something can be explained just shows that somebody needed or had a use for an explanation. It doesn’t mean that strives for the common good, which is the final objective that every single detail in our societies should serve. Even accepting that there will be winners and losers, everything that apparently departs from that common good should have on the other side of the coin a benefit that amply justifies the aforementioned sacrifice. But often times Wall Street moves separately from Main Street, it even parasites it, diverting valuable resources to a casino table in which, as we suspected, not everybody is accepted as a full player. Some correction is needed in order to return to the ideal purpose of channeling savers’ capital into businesses’ innovations.

One of the most destructive attitudes in this pandemic goes as follows: “I am allowed to depart from some small rule, I make other sacrifices…” Perhaps the great economic powers have been thinking that way for too long; they protect their exceptionalism by pointing to some supposed sacrifices, but none of their small departures from the moral norm seem to have in mind society’s common good.

Hopefully, we will find the Deep FuckingValuable solution that we are looking for and deserve. Thanks for your visit, feel free to use some magic…

Declaro mi alivio y preocupación (dependiendo del momento tengo una u otra sensación o una combinación de ambas que va del preocupado alivio a a la aliviada preocupación) ante la sugerencia de que estamos protegidos por unas fuerzas del orden preparadas para hacer indistintamente de Padre Karras (Diario Última Hora 17/10/2010: La Policía irrumpe durante la celebración de un rito satánico y de magia negra en Palma) y poner multas de tráfico. Si ser policía ya es, por definición, moverse en el límite de lo paranormal (la única autoridad que el ser humano esta preparado para ejercer es la del ejemplo “los sabios siempre predican con el ejemplo, me dijo el maestro, si te gusta lo que hago sígueme; si no, déjame en paz y apártate que seguramente tendré que recular para salir del lío en el que me estoy metiendo, como demuestra el que ni alguien como tú me siga…”); ¿qué delito describe esta noticia?; ¿una barbacoa ilegal?; ¿uso de restos animales descuartizados carentes de arroz y, por consiguiente, no definibles como paella según el Diccionario PanHispánico de dudas? ¿Acaso las leyes del estado español prohíben los ritos satánicos (en cuyo caso estaré preocupado por que las que hagan de padre Karras sean las leyes)? Y la gran pregunta: aparte de la programación completa de Telecinco, ¿hay pruebas científicas de la existencia de fenómenos paranormales?
Las fotos de la noticia describen la magnitud del evento. Los ritos eran más «satanitos» que satánicos y la parrilla mostrada era sólo adecuada para practicarle ritos satánicos a una morcilla, pues para el costillar iba a hacer falta una fuego más importante. ¿Qué no cunda el pánico? No si un vecino de la zona puede evitarlo:

«Con el tema de la magia negra y de los hechiceros sabemos que hay mucha leyenda, pero los que vienen aquí no son niñatos para jugar. Estos se dedican profesionalmente y hacen conjuros y ritos…”

Un vecino de la zona a Ultima Hora…

Es una de las grandes carencias de La Biblia que pierda el tiempo en episodios intrascendentes como el Retorno del Hijo Pródigo y no tenga unas palabras de apoyo para La Opinión del Vecino de la Zona, siempre tan perfecta y satánicamente inepta. ¿Un asesino en serie en el vecindario? Al vecino de la zona siempre le sorprenderá la noticia y nos contará que “parecía una persona de los más normal, siempre correcto al cruzarte con él, si bien es cierto que algo reservado” (¡cómo no iba a ser reservado si empleaba su tiempo en descuartizar cadáveres!). ¿Por qué siempre dicen lo mismo! Sospecho que existe una agencia de noticias de vecinos-de-la-zona que, a imagen y semejanza de las agencias de noticias convencionales, reciclan una y otra vez las mismas informaciones y comentarios. El fútbol es así y los vecinos de la zona también.
Y llegamos a la cuestión que ha dividido a escuelas filosóficas y corrientes de opinión, ¿existe un vecino de la zona bien informado? ¿Se organizan los barrios para mandar a los más embobados a atender a la prensa mientras que los más atentos están concentrados en su misión, como esa señora del cuarto que vio como el asesino del tercero descuartizaba a la víctima del segundo, o ese mirón del quincuagésimo segundo (aficionado a la astronomía) que espía a la vecina del primero? Que estas letras sirvan de homenaje a tantos cronistas silenciosos (¿es el concepto cronista silencioso una contradicción en términos?) en los que yo, al contrario que Platón, sí creo…
Es de alabar que los historiadores lideren la causa contra las opiniones de los vecinos-de-la-zona. O habría que decir la mayoría de los historiadores, pues hubo uno que utilizaba en sus investigaciones las opiniones de los eternos despistados. Los lectores de historia ya habrán adivinado que me refiero a Guy de Hastapó (Dalterra, 1908-1991), veamos un ejemplo de su trabajo:

Adolfo Hitler (1889-1945), político alemán de origen austriaco, sanguinario dictador responsable de la ejecución de millones de judíos que utilizó el antisemitismo como pegamento de cohesión social de una militarizada alemania y de quien los vecinos del tranquilo pueblo austriaco de Braunau am Inn decían que “era un niño muy educado, algo reservado, siempre correcto e incapaz de matar una mosca…”

Ah, la moscas, ya aparecieron las moscas. Y es que los vecinos-de-la-zona muestran una enfermiza predilección por ellas y siempre las utilizarán como medición del grado de bondad de un sujeto. Así que uno sospecha que una de las razones por las que la Internacional de Vecinos-de-la-Zona colaboró con el Tercer Reich convirtiéndose en útiles informantes y delatores fue por el compromiso personal de Hitler de no buscarse problemas con las moscas. Y no se los buscó.