Sobre crisis presentes y prósperos pasados (I)

  El pasado siempre fue mejor. O al menos lo parece, lo cual, a falta de que lo sea, no es mal sucedáneo. Y es que mientras el presente nos abruma con su agotador juego de acción y reacción, el pasado se muestra como una maleable alfombra de salón bajo la que ocultar las vergüenzasSigue leyendo “Sobre crisis presentes y prósperos pasados (I)”